Pizza de papa con pollo y arúgula

    Para los amantes de la pizza, esta versión rústica con una cubierta delgada de papa rebanada es una alternativa con menos grasa. Lleva encima tocino italiano, pollo cocido y hojas de arúgula; es un platillo sustancioso y fácil de hacer con una base de pizza ya preparada. Sírvela con una ensalada de tomates cherry.


    Sé el primero en hacer esta receta

    Ingredientes
    Porciones: 4 

    • 500 g de papitas de Cambray, bien lavadas
    • 2 cdas. de aceite de oliva
    • 2 cebollas moradas, en mitades y rebanadas muy finamente
    • 75 g de tocino italiano, picado
    • 175 g de champiñones, rebanados
    • 1 cda. de romero fresco
    • 2 bases para pizza de unos 22 cm de diámetro cada una
    • 90 ml de leche baja en grasa
    • 250 g de pechuga de pollo sin piel, cocida y deshebrada
    • 85 g de arúgula
    • 2 cdas. de queso parmesano rasurado

    Agregar a mi lista de compras
    Una lista de compras para imprimir, guardar en tu teléfono o enviar por correo.
    Ver lista de compras

    Modo de preparación
    Preparación: 30min  ›  Cocción: 25min  ›  Listo en:55min 

    1. Con un rebanador, un disco fino en el procesador de alimentos o un cuchillo muy afilado, corta las papas en rebanadas muy delgadas. Cuécelas en una cacerola con agua hirviendo, con un poco de sal, de 1 a 2 minutos, hasta que estén suaves; escúrrelas. Precalienta el horno a 220 °C.
    2. Calienta el aceite en un sartén y fríe ligeramente las cebollas y el tocino durante 2 ó 3 minutos, hasta que estén suaves. Añade los champiñones y cocina otros 2 minutos. Incorpora las papas y el romero, sazona con pimienta negra recién molida y mezcla suavemente, sin despedazar las rebanadas.
    3. Coloca las bases para pizza en dos charolas para hornear ligeramente engrasadas; distribuye encima la mezcla de papas, de manera uniforma. Vierte la leche sobre la superficie de ambas pizzas. Hornéalas 15 minutos, hasta que las papas estén suaves y doradas.
    4. Saca las pizzas del horno, córtalas en cuartos y coloca dos cuartos en cada plato. Divide el pollo en partes iguales sobre los pedazos de pizza; espolvorea encima la arúgula y el queso parmesano rasurado. Sirve de inmediato.

    OTRAS IDEAS

    • Para una versión vegetariana, omite el pollo y el tocino y cubre las pizzas cocidas con arúgula, huevo duro rebanado y rebanadas delgadas de tomates deshidratados. Rocía cada pizza con 2 cucharaditas del aceite de los tomates deshidratados. Ralla encima un queso duro tipo italiano, adecuado para vegetarianos (pág. 9). * • Los trozos de salmón en lata (escurridos) saben bien con berros, en vez del pollo y la arúgula. Rocía el jugo del salmón enlatado sobre las pizzas.

    Vistas recientemente

    Evaluaciones y calificaciones
    Calificación global
    (0)

    Evaluaciones en español: (0)

    Evalúa esta receta

    Dale una calificación con estrellas