Panqué de manzana y nuez

    Panqué de manzana y nuez

    11cocineros la guardaron
    1hora15min


    198 personas hicieron esta receta

    Esta receta combina manzana rallada, nuez de castilla y vainilla en un panqué dulce que será del agrado de toda tu familia.

    Ingredientes
    Porciones: 12 

    • 2 tazas de harina blanca de trigo
    • 1 cucharadita de polvo para hornear
    • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
    • 1/2 cucharadita de sal
    • 1/2 taza de nuez de castilla picada
    • 1/2 taza de mantequilla, suavizada
    • 1 taza de azúcar blanca
    • 2 huevos
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
    • 1 taza de manzanas peladas y ralladas

    Agregar a mi lista de compras
    Una lista de compras para imprimir, guardar en tu teléfono o enviar por correo.
    Ver lista de compras

    Modo de preparación
    Preparación: 15min  ›  Cocción: 1hora  ›  Listo en:1hora15min 

    1. Precalienta el horno a 175 °C (350 °F). Engrasa un molde para panqué de 13x23 centímetros.
    2. Mezcla la harina, polvo para hornear, bicarbonato, sal y nuez.
    3. Aparte, bate en un tazón grande la mantequilla con el azúcar y 1 huevo hasta tener una mezcla homogénea. Sin dejar de batir, incorpora el huevo restante y la vainilla. Apaga la batidora. Envuelve las manzanas con una espátula. vierte los polvos con la nuez y mezcla con la espátula solo hasta integrar. Vierte dentro del molde engrasado.
    4. Hornea de 50 a 60 minutos o hasta que al insertar un palillo salga limpio. Deja el panqué dentro del molde durante 10 minutos, luego desmolda y coloca sobre una rejilla para que se enfríe completamente.

    Vistas recientemente

    Evaluaciones (2)

    1

    Excelente receta, clara y accesible paea principiantes como yo. Quedó buenísimo y fue todo un éxito en casa :D - 06 diciembre 2015

    por
    0

    Cuidado con esta receta, el panque tarda en tomar consistencia por la gran cantidad de agua que tiene la manzana. Si es posible drenar un poco de la misma es posible mejorar el resultado. Al final; el exterior queda con una costra caramelizada con excelente aspecto, el interior es suave y agradable, su sabor asemeja al de la leche condensada. Ojo evite cortarlo una vez que se haya desmoldado, su sabor y textura mejora a temperatura ambiente o con el frio de la nevera. - 23 diciembre 2014

    Evalúa esta receta

    Dale una calificación con estrellas